Henko, la banda manchega, asentada en Ciudad Real, están creando el que será su tercer disco, una excusa perfecta para compartir un rato con dos de sus integrantes: Jesús (voz y guitarra) y Gaelle (bajo, sintetizadores y coros.

El primero ya se enfrentó a nuestro Tostatest el verano pasado y ahora hemos profundizado en otras cosas: hemos hablado de cómo les va, de lo que les inspira, nos han dado consejos para otras bandas emergentes y, por supuesto, del álbum que se traen entre manos.

 

Lo primero de todo era felicitaros por la trayectoria que lleváis en estos últimos meses. He visto que estáis ahora produciendo el disco con El Mono de Dos Cabezas, con Manuel Cabezalí y con Víctor Cabezuelo. Antes de que lo saquéis, os quedan aún conciertos en un par de salas y un festival, pero llevabais desde noviembre sin hacer directos. ¿Teníais ganas de volver a los escenarios después de ese parón?

J: Sí, sí. Siempre hay ganas de directo después de estar un tiempo fuera de dar un concierto. Siempre te pica el gusanillo de decir «Joder, quiero tocar». Y más cuando vas al concierto de otra gente: es como que te entran las ganas.

Y bueno, en este período sí que hemos ido a muchos conciertos así, de espectadores. También hemos estado componiendo canciones. Hemos estado un poco como aislados, replegados, pero ahora ya hemos vuelto a los escenarios.

Tenemos algún conciertillo más que confirmar para estas fechas en primavera y esos dos que comentas, sí.

 

«Somos un poco más introspectivos y vemos que, cuando lo sentimos nosotros, la gente lo puede llegar a sentir»

 

¿Creéis que habéis evolucionado en directo a lo largo del año respecto, por ejemplo, al primer concierto de 2023? O sea, ¿qué consideráis importante que tengáis que tener en el escenario para conectar con el público?

J: Buena pregunta. Es complicada. Yo creo que hemos evolucionado. Creo que un disco, cuando lo grabas, es una cosa y, cuando lo tocas en directo, es otra. O sea, son dos formatos totalmente diferentes. Al final, en un disco, pues intentas sacar todo el potencial y quieres plasmarlo en las canciones. En directo es otro rollo: tienes que jugar con otras cartas. Hemos ido adaptando las canciones al directo. Creo que se han adaptado muy bien y cada concierto ha sido una evolución; un ensayo y error.

Sobre las cosas que funcionan para conectar con la gente, yo creo que, para que exista nuestra música, lo primero es que tenemos que sentirla nosotros.

Somos un grupo que no se mueve mucho en el escenario (que nos lo han dicho ya bastante). Estamos como a nuestro rollo ahí, metidos en las canciones. Y yo creo que eso, de alguna manera, también hace [conectar] con el público, aunque no sea un «¡Venga, vamos, vamos! ¡Arriba, palmas!». Ese tipo de rollos no va con nosotros. Somos un poco más introspectivos y vemos que, cuando lo sentimos nosotros, la gente lo puede llegar a sentir.

G: Sí, conectamos con el público transmitiendo a través de nuestra música, con las letras y el crear una atmósfera, en general. Nuestros conciertos siempre crean como una atmósfera de sonidos envolventes. Yo creo que así es como más disfrutamos del concierto; y el público, también.

Claro, justo lo que iba a decir: que, al final, aunque no haya mucho movimiento en el escenario, es más la atmósfera que se crea con las letras, sobre todo a la hora de conectar. Creo que se nota bastante.

G: Además, llevamos también proyecciones; lo que también te hace meterte en ese mundo que es el disco.

Os iba a preguntar justo por eso. He visto que os han nominado a 6 premios MIN y uno de ellos era a «Mejor diseño gráfico». ¿Cuál es la importancia que tiene para vosotros el arte visual que os acompaña? Tanto en ilustraciones, por ejemplo, como en los conciertos o los videoclips.

G: Yo creo que es algo que, al principio de formar la banda, no era algo en lo que pensábamos mucho, pero, a raíz de este disco, también hemos empezado a cuidar mucho. El diseño del disco nos lo ha hecho Elba Fernández, que es una diseñadora maravillosa, y, a raíz de eso, hemos creado el resto de la imagen del grupo, los colores y tal, para que todo tenga conexión y cohesión. Y creo que ahora estamos más centrados que antes.

J: A fin de cuentas, a lo que más importancia damos siempre es a la música. Sí que vemos la imagen como algo complementario, que es un lenguaje también. O sea, a nosotros nos ha costado entenderlo 2 años, pero al final lo hemos entendido.

Creemos que la imagen tiene que representar lo que lo que significa nuestra música, ¿sabes? Es como que va de la mano. Es «Esta portada nos representa». Nuestra música es un poco ese rollo, siempre está por encima la música y luego la imagen, pero es súper importante. Sí, sí, la hemos cuidado mucho.

Hablando de las nominaciones a los premios MIN, fueron 6. ¿Os ha sorprendido ese número para la poca trayectoria de tiempo que lleváis?

J: ¿Te puedo ser sincero? La verdad es que no tengo ni idea de cómo va el tema y cómo hemos acabado ahí. Creo que simplemente es apuntarse. Y yo soy sincero: nos hemos apuntado y estamos ahí. Ojalá se nos tenga en cuenta; ojalá se nos vote y, si nos llevamos algún premio, guay. Si no nos lo llevamos, pues bueno, no sé cómo funciona este tema. Lo siento mucho. Quiero ser sincero, pero bueno, si cae algo, pues es guay. Si no, pues seguiremos adelante.

Los premios están ya en la fase de la semifinal. Creo que, de momento, seguís nominados en mejor diseño gráfico.

J: ¿Ah, sí? ¡Pero bueno!

G: ¡No lo sabía!

Sí, lo he estado mirando y seguís ahí como candidatos.

J: ¡Qué bueno!

G: Pues qué guay. Porque la verdad es que en este disco hemos trabajado bastante. Creo que pusimos diseño gráfico, no sé si de la portada y también mejor videoclip, que no sé si iba de la mano o es una cosa distinta.

Van por separado.

G: Pues aún así, qué guay ver que todo ese trabajo, que siempre nos ha costado, ha resultado en algo.

¿Algún consejo que deis a las pequeñas bandas que no terminan de tener el reconocimiento en la industria?

J: Voy a dar un consejo que yo creo que es el definitivo. Bueno, no sé, suena muy cliché, pero es que disfruten de cada paso en la música.

He hecho discos; he sufrido mucho haciendo discos rollo «No, si me esfuerzo un montón, si no duermo, si sacrifico mucho voy a conseguir algo seguro». Eso es mentira; es una falacia total. Entonces, yo diría a las bandas que disfruten; que jueguen; que experimenten con sonidos; que se atrevan a hacer cosas que nadie está haciendo, y que hagan que la música se sienta orgullosa de ellos.

G: No va a quedar tan bonito, pero que sí, que sigan trabajando en lo que les gusta; que, al final, vale más hacer algo que te guste y, en general, no esperar nada a cambio; no pretender que te vas a hacer famoso; no pretender que vas a dar el boom. El boom no existe, pero entonces, desde esa premisa, trabajar en lo que te gusta y quizá no caer en los clichés de hacer cosas comerciales solo porque pueda llevar más lejos. Sentir la música y vivir cada momento. Hacer lo que realmente te gusta.

 

«Esta vez he compuesto yo las canciones, se las he mostrado a los chicos y ellos han hecho la magia»

(Jesús)

 

Qué bonito. Entonces, estos cuatros meses en los que habéis estado más parados, preparando el 2024 e intuyo que también el nuevo disco… ¿Cómo definiríais o describiríais el proceso creativo que habéis tenido con él?

J: Creo que cada proceso creativo es un poco diferente en los 3 discos. En este, ahora mismo estamos en el punto de que esta semana, de lunes a miércoles, hemos estado pre produciendo los temas con Manuel y Víctor, allí en Aranjuez. En esta ocasión, he compuesto yo 8 canciones. Bueno, unas pocas más, pero se han seleccionado 8 canciones y, sin ensayar ni nada, hemos ido con Manu y Víctor al local. Hemos montado los temas entre todos y están sonando.

En esta ocasión he compuesto yo todo y es un poco «Chicos, he hecho esto. Vamos a llevarlo; vamos a tocar cada uno de nuestra parte y vamos a que suene a banda”. Es como lo hemos hecho y, bueno, pues yo hago las canciones, se las he mostrado a los chicos y ellos han hecho la magia: han dicho «me pongo a tocar este bajo». Y es genial hacer algo que he hecho yo y llevarlo a la banda, y que cada uno le dé su toque. Es magia.

Henko con los productores Manuel Cabezalí y Víctor Cabezuelo

 

¿Crees que la colaboración y la colectividad juegan un papel importante en el proceso, más que de composición, a lo mejor ya de pre producción y de ponerle armonía a las letras?

J: Desde luego, creo que, cuando uno hace algo, cuando yo hago un disco o una canción y no cuento con la opinión de nadie, me da la sensación de que apesta demasiado a mí. Sabes qué bueno es (de hecho, es todo lo que habría hecho yo); y lo sabes porque son mis recursos, mis conocimientos. Pero soltarlo y ponerlo en común con otras personas y que cada una le dé su toque es donde está la riqueza. Es como añadirle un toque de especia cada uno: queda más rico.

¿Qué significa para vosotros ahora el proceso de grabación y cómo influye en la producción final? Esto que habéis estado haciendo, por ejemplo, de lunes a miércoles como me comentabais.

G: Estos primeros días con Manu y Víctor hemos estado desmontando las canciones y, sobre todo, montando el esqueleto de la canción, del disco; viendo estructuras. Y pequeños detalles también, sobre todo, de la batería y de bajo, que son la base. Luego, en la grabación, en la producción, se trabajarán más todo el tema de sonidos, de sintetizadores, de guitarras, de todo.

¿Hay alguna banda que os haya influenciado o inspirado en el sonido del nuevo álbum?

J: Sí, sí que hay bandas que nos han influenciado mucho. Yo te diría que, para nosotros, unos grandes referentes siempre son Rufus T. Firefly y Havalina, ya no solo en lo musical, sino en cómo se plantean su carrera artística; en cómo lo viven; en ver que son tan cercanos, como lo somos nosotros con la gente.

Ver esa cercanía también es inspiradora, aunque no sea directamente musical. Es una forma de vivir la música y de ser músico que es muy bonita; y eso mola, que te influencian en eso, también en lo musical, por supuesto. Y luego, en este último disco sí que hay como más electrónica.

Yo me he inspirado en sonidos, no sé, como Depeche Mode; me he inspirado en sonidos como Radiohead, en discos suyos como ‘In Rainbows’. Thom Yorke, The Smile… Todo lo que tiene que ver con Thom Yorke, vamos. Boards of Canada, Portishead, un montón del trip hop… Sí, sí que hay influencias.

Luego ha salido lo que ha salido, pero ha sido mucho. Gustavo Cerati también ha escuchado bastante, me ha influenciado mucho. Mucha riqueza.

Al final es lo mejor, coger un poco de todos lados y crear algo propio, yo creo. Para ir terminando. ¿Qué evolución creéis que ha dado vuestra música? Desde el disco anterior o desde el primero hasta este nuevo.

G: En cada disco ha habido un cambio grande, o no tan grande… No sé cómo definir ese cambio, pero sí que ha habido mucha evolución desde el primero al segundo y del segundo al tercero, aunque todavía esté en el horno, pero creo que va a dar una evolución muy grande también. No sé muy bien expresar cómo ni por qué. Bueno, sí, el por qué sí, pero…

J: Yo diría que el primer álbum de cada banda es un poco raro, o sea, siempre es como muy raro. Es un poco de aquí, un poco de allá, todos los ingredientes que hay en el plato. Y, oye, tiene una identidad, suena bien, pero bueno, el sonido sí que es como más crudo, más banda, más directo, suena más clásico.

Sí que en el segundo disco ya incorporamos mucho más sintetizador y el sonido es más moderno, como más en la cara; la batería… un sonido más potente, digamos.

Y en este disco… Pues no sé muy bien por dónde va a salir, pero huimos bastante de la armonía; nos centramos mucho en la rítmica. A la hora de componer, yo me he centrado mucho en la rítmica y en sensaciones. No me he vuelto loco en pensar acordes extraños ni cosas raras.

Ha sido como ir al sentimiento más profundo, y ha salido un disco, bueno, va a salir un disco, yo creo que con mucha textura, mucha sensibilidad. Creo que es nuestro as en la manga, la sensibilidad. Creemos que va a salir un disco muy bonito pero, a la vez, un poquito cañero en alguna canción. Va a ser guay.

G: Transmite muchos sentimientos, o esa es la intención.

Lo escucharemos en cuanto salga. ¿Qué tal lleváis el innovar con, a la vez, intentar mantener un poco la esencia de lo que es Henko?

J: Bueno, yo creo que, desde el primer momento, esa ha sido nuestra esencia: el cambio, el innovar. El nombre Henko es como una palabra japonesa que significa un cambio del que no hay posibilidad de retorno. O sea, que lo tenemos ya un poco impreso desde el principio, esa necesidad los cinco de avanzar, de explorar y de cambiar en cada disco.

Yo creo que se puede explorar. Vamos a la emoción en cada canción, intentamos trabajar las emociones. En cada disco intentamos explorar distintas [emociones]. Igual estamos haciendo un disco que sea más melancólico, con más tristeza, con más añoranza; pues saldrá en unas canciones y, a lo mejor, el siguiente disco es un poco más cabreado, ya que estamos explorando otra emoción, que es el cabreo. Pero, al fin y al cabo, estamos explorando siempre las emociones e intentando sacar eso.

Genial. Pues, por último, desearos mucho ánimo para terminar de producir el disco y que vaya genial la salida. Estaremos atentos a las novedades.

J y G: ¡Muchas gracias!

 

Por el momento, puedes disfrutar de Henko en directo el próximo 06 de abril en Badajoz y en el Zeporock los días 21 y 22 de junio en Toboso, Toledo.

Lucía Poveda

Lucía Poveda

Redacción