Venturi se ponen un poco más serios en cuanto a las letras en este tercer trabajo ‘Comida Rápida’

La comida rápida no es comida basura. Comida rápida puede ser una metáfora de la vida acelerada, de la cultura de usar y tirar, comerte un bocadillo con prisa porque pierdes un tren o, simplemente, dos palabras que nos gusta cómo combinan. Que cada uno se quede con el significado que quiera. También es el nuevo álbum de Venturi, que han girado este año por diferentes salas (Copérnico, Centro Párraga, Sala Terra, Loco Club, Sala Stereo) y llegarán a la Razzmatazz el 12 de octubre; Estarán en el Sonorama 2024 y en el Sierra Sonora este verano.

Se dejaron ver en el concurso de bandas de Último Acorde. No paran, sin embargo, tuvieron un hueco para volver a hablar con nosotros después del Tostatest. Fue una entrevista que empezó accidentada por problemas de conexión (¡en la era de la tecnología!). Salvo ese pequeño contratiempo, Daniel, Jonás, Lucas y servidora pasamos un rato muy agradable, donde hubo cabida para el debate incluso.

 

Tercer disco, que está funcionando muy bien ¡enhorabuena!, en el que destaca el garage, el punk y el post punk. ¿Quién de los cuatro es asiduo al punk y ha llevado a su terreno al resto?

Daniel: Es nuestro género predilecto, para nosotros el punk, el post punk, el indie rock de los 2000 (Artic Monkeys y similares) es un poco lo que nos gusta, entonces sale mucho de ahí.

En realidad es por gustos, no es porque hayamos decidido hacer un disco de x estilo. Ha salido así porque es lo que nos gusta.

Jonás: Todo empezó más con es indie de los 2000, como decía Dani, y cuando empezó toda esa corriente a crecer más nos metimos bastante de lleno en ella, y nos flipó. Al final, viene un poco, naturalmente, de ahí.

He leído que habéis hecho diez canciones cortas y directas que definen nuestro momento actual: la cultura del usar y tirar, la vida acelerada… ¿Cómo lleváis vosotros este nuevo estilo de vida?¿ Cómo os habéis acoplado a él?

Daniel: Adaptarnos creo que no, yo he vivido con ello. Nosotros por edad, más o menos, hemos ido creciendo con esto. La música la conocimos realmente así ¿no?. Al final hemos vivido ya el Spotify, hemos vivido las canciones que salen rápido y que mueren rápido.

Quizá cuando éramos más pequeños sí que hemos podido saborear esa forma antigua de escuchar música, pero ahora es así y estamos totalmente adaptados. No es algo que nos suene raro.

Y la vida igual. No sé si es por edad, pero ahora mismo nos toca estar a tope. Igual cuando seamos mayores nos relajamos un poco más, pero ahora mismo la vida que llevamos es bastante desenfrenada. Y todo acompaña, encima. El momento de la información que tenemos ahora mismo, de la revolución que hubo, acompaña a todo este tipo de vida.

Siempre hay que tener precaución y saber que estás en un tipo de vida un poco acelerada, y que a veces te puedes estresar por cosas que no tiene sentido estresarte; y de repente parar, pero lo llevamos bien. Por eso lo introducimos en el disco.

«¿Ahora hay que sacar canciones sueltas? pues que molen las canciones sueltas.
Y si consigues la atención y la credibilidad igual te puedes plantear hacer cosas más raras»

Ha salido hoy precisamente una entrevista a Pj Harvey en El País, en la que dice que hoy en día ella no hubiese podido triunfar en la música porque ahora no nos detenemos a escuchar una canción, un disco entero, ¿no?. Ella misma se incluye en esto. Ahora es verdad que hay una forma de consumir música más rápido: lanzamiento de singles, el modo de escucha de los 30 segundos en Spotify… ¿Qué opinión o reflexión hacéis de esto?

Jonás: Es verdad que al final lo sufrimos, yo también me incluyo y a veces me jode, y me esfuerzo a escuchar un disco (al ser músicos nos forzamos igual un poco más a eso que la gente que no toca). Es verdad que a todos nos pasa.

Quieras o no, estás metido en esa realidad, y a mí me parece una mierda, pero es lo que ha dicho Dani antes: hay que estar ahí, hay que adaptarse y tirar para adelante.

Justo nuestro estilo de música, a lo mejor, tiene algo de que todavía nos gusta sacar discos, nos gusta el concepto de disco, las canciones. Todavía lo venimos arrastrando, pero cada vez creo que estamos más desligados de todo eso para bien o para mal.

Daniel: Es un poco como que han puesto estas normas y hay que jugar con ellas igual que se puede plantear ser un grupo de Instagram, pero ojo con eso.

Ahora hay que tener esto y juégalo a tu manera, consigue la atención de la gente con tu inteligencia y haciendo algo que mole, pero dentro de este formato. ¿Ahora hay que sacar canciones sueltas? pues que molen las canciones sueltas. Y si consigues la atención y la credibilidad igual te puedes plantear hacer cosas más raras.

Jonás: Esto entre nosotros hace poco lo hablamos, y hay opiniones un poco dispares. Yo decía que ahora estábamos en una época que, al final, es un poco de la viralidad. Si no pasa algo que se haga viral, es complicado. Pero es sólo una opinión (risas).

Lucas: También yo creo que tiene su parte buena y su parte mala. Ahora hay muchísima más música disponible que antes, muchísima más. Para el consumidor eso es la hostia, puede encontrar grupos ilimitados de música que es imposible que la puedas escuchar en toda tu vida; por otra parte, puedes hacerte famoso sin estar respaldado por una gran discográfica, que antes si no estabas respaldado por una gran discográfica, no te escucha nadie.

Nos podemos centrar en lo malo, pero creo que lo bueno también está ahí. Las oportunidades que da esta forma de escuchar música y esta forma de consumir – al final- es muy barata. Ahora por tu cuenta puedes llegar igual de lejos.

En mi opinión, el factor sorpresa no está presente a la hora de disfrutar un disco ahora porque ha habido antes cuatro o cinco lanzamientos en forma de single en un LP de, igual, diez canciones. Eso es lo que echo un poquito de menos.

Daniel: Nosotros opinamos parecido. De hecho se nos sugirió sacar más singles y dijimos que no justo por eso. Al final sacamos un término medio de lo que queríamos y lo que se nos propuso.

Desde que comenzasteis Venturi desprendéis un tono sarcástico, también está presente en ‘Comida Rápida’. ¿Algún día o en algún disco os planteareis salir de esa zona de confort? ¿Ya ha sido motivo de debate entre vosotros este tema?

Daniel: No tenemos una norma como tal. ¿Nos sentimos cómodos en este formato? Por supuesto. Además, es el estilo que nos mola. Va un poco en esa línea: lo que nos gusta es lo que hacemos. No te puedo asegurar que vayamos a salir de aquí. Seguramente, puede haber alguna canción que se desmarque; siempre va a haber, porque nos gusta un poco variar, pero ahora mismo estamos muy cómodos ahí.

Jonás: Creo también que, aunque hay como una ironía o sarcasmo, no siempre la hay. Algunas canciones tienen ese tono, que igual son las que destacan porque es lo peculiar, pero hay canciones que también son serias; lo que pasa es que no te quedas con ello.

En este disco las más irónicas quizá sean tres, pero las otras siete pueden ser más serias.

Lucas: Lo que llama más la atención son esas tres.

«Se nos sugirió sacar más singles y dijimos que no.
Al final sacamos un término medio de lo que queríamos y lo que se nos propuso»

‘Safari’, uno de los singles, mostró un cambio de sonido en Venturi mostrando vuestra faceta más sintética. ¿De dónde viene este giro? Habladnos un poco del concepto global de ‘Comida Rápida’ a partir de esta canción. Este álbum es un antes y un después en vuestra trayectoria.

Jonás: ‘Safari’ refleja el que nos mola jugar por no aburrirnos de probar cosas nuevas; y nos gustaba la idea de grabar algo que no dejara de ser Venturi, pero tirarnos a algo electrónico (nos mola la electrónica, en los festivales nos gusta ese tipo de grupos para los directos). Hicimos el tema a ver qué tal. Lo hicimos para nosotros, lo primero, y nos moló tanto que entró en el disco.

Daniel: No va a marcar un cambio de viaje de Venturi hacia ese sonido, en un principio, nunca se descarta, ¿no?; pero nuestra intención ahora mismo no es esa. Esa faceta seguramente la sigamos explorando.

 

¿Es el inicio de un cambio?

Daniel: Ya estamos haciendo canciones y no van por ahí de momento. Nosotros creemos que ‘Safari’, aunque tenga una producción distinta, cuadra perfectamente con el disco. Dentro de lo diferente que es, hace un buen papel en el disco.

Jonás: Ha sido como descubrir una cosa que podemos hacer. Vernos en otro estilo. Igual hacemos un día un reggaeton que cuadre con el resto de temas. Un reggaeton de Venturi. Pero a priori, no.

¿Cuál de los cuatro adelantos que habéis sacado ha tenido más acogida, o el que veáis que en los directos ha tenido más respuesta? ¿La elección de los singles sigue una línea comercial que nos imponen, u os dejan decidir en esto?

Jonás: Nos dejamos aconsejar porque una opinión externa suele ser más fresca, ya que nosotros tenemos los temas muy manidos; pero decidimos nosotros.

Daniel: Llega un punto en el que el criterio es muy complicado porque ha habido singles que no pensábamos que iban a ser, y después han funcionado. En esto, la verdad que, por mi parte cada día me dejo más aconsejar y nunca se sabe.

En lo que respecta a la primera pregunta, es complejo porque el directo se va viendo; con los datos de Spotify te vuelves loco… Por ejemplo, en los conciertos que hemos hecho días después a la salida del disco, la gente ya se sabía las canciones. Se nota que se las llevan preparadas y escuchadas, y eso es la hostia. En general, vemos que está gustando el disco para el directo.

¿Y vuestras favoritas?

Jonás: ‘La Noria’ me gusta mucho, por ejemplo.

Daniel: A mí ‘Quesquesé’ ahora, pero va por rachas.

Lucas: A mí ‘Safari’ me gusta mucho desde el principio, siempre soy muy defensor de esa; luego, la que abre el disco, ‘Ser Cruel’, me gusta mucho. Es un puñetazo en la mesa.

Daniel: También ha pasado por mis favoritas.

Jonás: Es una locura esto. Yo creo que no tenemos criterio para elegir singles, para componer canciones, sí. El concepto de single es muy abstracto.

«En general, vemos que está gustando el disco para el directo»

‘Hoy he recibido flores’ es muy oscura y tiene una esencia Joy Division muy guay. Sé que no os mola que os pregunten sobre si componéis basándoos en hechos reales, pero utilizar la primera persona en las letras ¿a qué obedece? ¿os distanciáis de las historias de esa forma?

Daniel: Es una costumbre que tengo a la hora de escribir porque me suena mejor. Le puedes dar más intención. No es que no nos mole esa pregunta, ni mucho menos, lo que pasa es que es complicado que una canción sea una historia concreta. Normalmente, suele ser un mejunje de varias historias porque se intenta destacar la que tiene algo de miga. Son historias de todo lo que nos va pasando.

Lucas: Creo que la primera persona te permite, también, decir cosas que suenan de forma que no le estás echando la bronca a alguien, y queda distinto; y al revés, que pueda parecer que estás dando pena. Este tipo de cosas cambia mucho la sensación del oyente.

Jonás: Al cantarlo en primera persona te puedes sentir más identificado.

Volveréis al Sonorama este año y también estaréis en otros festivales como el Sierra Sonora. ¿Qué pensáis de lo que se comenta ahora por las redes en cuanto a que se ha perdido un poco la esencia de disfrutar de la música y prima más hacerse la foto y estar de postureo en estos eventos?

Jonás: Es un poco en general el que esté pasando en todos los festivales. El postureo es una puta mierda, ¿qué te voy a decir?. Creo que dentro de unos años esto acabará dándose la vuelta. Disfrutar de un concierto al final lo notas y cuando te mola el grupo o no estás atento al móvil lo notas.

Ahora mismo vivimos en una época donde estamos todos metidos en las redes, pero bueno.

Daniel: Ellos se dedican a vender entradas y hacen lo que tienen que hacer para vener entradas.

Lucas: Creo que cuando tú estás confeccionando el cartel de un festival sabes qué tipo de gente va a ir a ese festival. O sea, si metes a Dua Lipa en el cartel, es probable que la gente esté con el móvil. Igual si metes a Queens of Stone Age, no tanto. Eliges qué tipo de público va a ir a tu festival. Así pasó con Blur el otro día.

Yo vi bien el enfado del cantante de Blur. Porque quizá por ser de diferente generación no han vivido la ola del brit pop de los 90, pero eran cabeza de cartel, por lo menos ve allí habiendo escuchado algo de ellos.

Lucas: Probablemente es que Blur no tendría que haber ido.

Daniel: Y no tienes derecho a decir a la gente lo que tenga que escuchar.

Bueno, sí, es un melón el que estamos abriendo…

Jonás: Ahí el fallo fue del que programó el festival y qué es lo que estaba buscando. Si te centras sólo en vender entradas y ya está (que al final tienes que ganar dinero), pues igual venderlas solo con Blur ahora es más difícil que hacer lo otro así que tiran por hacer lo otro.

También pasó aquí en el O Son do Camiño el año pasado: se quejaron Ginebras porque había una diferencia de tipos de bandas y eso te lleva a un tipo de público muy distinto.

Si ya te vas a otros estilos de Dua Lipa, es imposible que sean compatibles. Igual va gente mucho más joven que esperan horas y horas y se tragan tres conciertos que ni conocen solo para ver a quien quieren ver. Ahí el programador tiene que estar un poco espabilado, también.

Claro, o si no te suenan pues no vas a verles y haces otra cosa mientras esperas a que tu grupo toque.

Jonás: Claro, claro, nosotros no nos vamos a tragar conciertos que no nos gustan para ver otros que sí. Ahí está el tipo de público, ¿no?

«Cuando tú estás confeccionando el cartel de un festival sabes qué tipo de gente va a ir a ese festival.
Así pasó con Blur»

¿Sois más de tocar en un festival o en una sala? ¿Qué formato va más con vuestra personalidad?

Jonás: Es muy distinto pero siempre digo que prefiero las salas. Tienes a tu público, que va a verte a ti, y eso es la hostia, haya mucha o poca gente. Los conciertos en salas en las que tocamos nosotros son los conciertos que más nos gusta ver ya que tienes al grupo muy cerca y mola mucho; pero en los festis te descubre mucha gente, estas con un montón de grupos, te pegas alguna fiesta.

Daniel: Para ver a un grupo mejor en sala. Verlo en un festi también está guay, pero siempre me quedaría con la sala. Ahora, de fiesta y tal, los festis nos gustan mucho. Elegiríamos una cosa u otra dependiendo de lo que estemos hablando.

Igual armar un setlist es más complicado de cara a un festival, ya que vas a crear impacto, te vas a dar más a conocer; sin embargo en una gira de salas ya sabes que va a ir tu público a verte…

Daniel: Cuando vas a un festival seleccionas, aparte que hay menos tiempo, las más potentes, bien porque la gente no te conoce o sólo conoce dos canciones tuyas.

¿Las expectativas cuando estabais en el estudio de grabación se han cumplido al llevar el disco al directo?. Contadme las sensaciones que tenéis en esta gira.

Lucas: A nosotros nos mola mucho porque es un disco muy potente, y hacer un disco tan potente viene de traer directos de ese estilo. Es un disco que disfrutamos mucho en el directo porque son las canciones que más nos mueven.

Daniel: Suena muy bien, es muy fácil de representar en directo.

Realmente estáis cómodos, se os ve disfrutar en el escenario con ‘Comida Rápida’.

Jonás: la canción de ‘Hoy he recibido flores’ es la que más nos transmite a nosotros también en directo.

 

Y para terminar, cuando estáis en la carretera de gira, ¿qué discos escucháis, o si os lleváis algún libro para leer? ¿Qué soléis hacer en gira en los trayectos?

Jonás: Nuestra furgo no tiene bluetooth y vamos con cd’s que Carlos pilla – es melómano de nuestro estilo-, y también tenemos de Lucas, sobre todo de su padre; hubo una época en la que le dábamos mucha caña a Elvis.

El disco de Elvis funciona en la furgo porque no molesta y puedes estar hablando, y estás a gusto.

Lucas: Los discos de Elvis se prestan. Yo compro discos en La Metralleta, que están muy baratos, y los escuchamos en la gira.

Algún día he ido con discos de Prodigy, y no es la mejor elección para estar hablando (risas). En un viaje de cinco horas no es plan. (risas)

 

 

 

Lorena M.

Lorena M.

Redacción