Sidonie en los Exconxuraos. / Arturo Torres

Imagen:  Sidonie en los Exconxuraos 2022. / Arturo Torres

Fue un fin de semana pasado por agua pero también de luz: Sidonie se marcó un concierto épico en Llanera (¡¡y no solo por sus trajes medievales!!)

Han pasado ya varios días desde la cita de Sidonie en el prado de la fiesta de los Exconxuraos en Llanera, una de las múltiples citas estivales que tienen lugar en Asturias y que congregó a más de 1.000 personas para su tradicional cena medieval tras el parón de la pandemia. Y durante estos días si algo ha quedado claro, pasado el primer momento de euforia, es que fue un concierto único e irrepetible.

He perdido la cuenta del número de conciertos de los catalanes a los que he asistido, y si los sumamos a los del resto de personas que forman o han formado parte de EPDLT los contaríamos por decenas. Y podría decir sin rubor que, como el de los Exconxuraos, ninguno.

Acudir a un bolo de Sidonie es siempre una fiesta, pero normalmente una celebración donde los invitados han ido a verlos de forma expresa. En la pradera llanisca había familias enteras, jóvenes de botellón y todo lo que se espera de una fiesta de práu y para muchos era la primera vez en escuchar al grupo. Como contrapartida, un buen puñado de fans acérrimos más bien curtidos en años que no solo bailaron y corearon todos los temas sino que dejaron un legado aún más grande: nuevas generaciones de niños sidonianos que se sabían todas las letras y que disfrutaron de su primer encuentro con sus ídolos a lo grande.

Al tratarse de un evento gratuito, el concierto fue más breve de lo habitual y tal vez por ello hubo artillería desde el minuto uno. ‘Fascinado’, ‘Siglo XX’, ‘Nuestro baile del viernes’, ‘Un día de mierda’, ‘Maravilloso’, ‘El peor grupo del mundo’ y ‘Por ti’ fueron algunos de los grandes éxitos que sonaron en una jornada mágica. Pasado un buen rato del concierto, Marc, Jes y Axel se ausentaron por un instante y reaparecieron vestidos con trajes medievales: algo nos dice que disfrutaron de la fiesta de los Exconxuraos como enanos a base de justas, costillas y licor de miel.

Y entonces llegó la gran sorpresa de la noche: de forma totalmente improvisada (por lo que intuimos de las carreras de los responsables de seguridad del recinto) subió al escenario la tropa de Troula, que fuera encargada de parte de los majestuosos espectáculos de animación del festejo llanisco, y todos juntos interpretaron ‘El bosque’. Percusión y fuego para llevar a otros límites la interpretación de una de las canciones más hipnóticas de Sidonie y que puso los pelos de punta.

Larga vida a sus mercedes los señores de Sidonie de Barcelona.

Rocío García

Rocío García

Redacción