Bellavista (2020)

  • Viva Belgrado
  • ⭐️ 9,5/10
  • Aloud Music

Bellavista es un disco en el que Viva Belgrado se atreven a hacer lo que tú no haces por miedo, vergüenza o vulnerabilidad: romperse en público. Analizándolo desde un punto de vista sinestésico (bello, aunque nada fundamentado) si fuese un color, probablemente fuese el azul. Si fuese una imagen, me imagino a alguien llorando en el metro.

Cuando Viva Belgrado publicaron “Más triste que Shinji Ikari” como adelanto, el pasado 3 de abril, cualquiera pudo ser consciente del cambio de sonido (no de universo temático) que había tomado la banda. Se trata de un tercer trabajo sonoramente ecléctico y líricamente sintético: un giro estilístico que parecía radical se trataba, más bien, de un espejismo que se ha convertido en una forma de explotar diferentes recursos. Viva Belgrado no se han apartado de su toque punk y tampoco del scream (quizás “Una soga” como primer track es una forma de mostrar que no se reniega de los orígenes), pero no se ha limitado exclusivamente a eso: lo-fi y estructuras clásicas en el track de referencia a Evangelion, influencias famencas en “Un collar”, shoegaze en la guinda del cierre.

Creo que es una tendencia generalizada, en la producción de contenido cultural y artístico, pensar que es importante encontrar un estilo propio que te diferencie del resto de creadores. “Definir tu propio sonido” suele ser uno de los hándicaps a la hora de abordar un nuevo proyecto musical: si lo consigues, la crítica suele ser favorable, y viceversa. Que alguien escuche tu trabajo y, aunque no sepa que es tuyo, consiga reconocerte, siempre es un punto a tu favor. No obstante, el estilo concreto suele ser un arma de doble filo, pues en numerosas ocasiones el artista tiende a estancarse en sus propios y manidos recursos.

Bellavista, no obstante, logra el equilibrio entre la seña de identidad y el campo inexplorado. Parece mentira que, con un compendio tan amplio de influencias diferentes, todo forme parte de la misma firma. Viva Belgrado lo consiguen y, con el dolor como hilo conductor y una estructura bien definida, hacen de Bellavista una obra maestra.

Marta España

Marta España

Redacción

No he cadenciado todavía

Iñaki Molinos

Iñaki Molinos

Dirección y redacción