Segundo adelanto del primer LP de La Catedral Sumergida, «Decadencia» (2016)

La Catedral Sumergida, cuyo nombre procede del Preludio para piano Nº 10 de Claude Debussy, es un grupo sevillano de pop impresionista electrónico. Tras sus dos trabajos anteriores, el EP «Demasiado humano« (2012) y el mini-LP «Drama en el campo de juego« (2013), verá la luz en este 2016 su primer larga duración, bajo el título «Decadencia«. En él, siguiendo la evolución de la banda en directo, se decantan por un formato puramente electrónico cuyo sonido ha sido fruto de una producción tricéfala: HJ Gil (aka José Manuel Gil de Valle), compositor de formación clásica y gusto por la música contemporánea en un sentido amplio; Jordi Gil, director de los Estudios Sputnik (Sr. Chinarro, Maga) considerado como uno de los pilares del indiesevillano de los 90; y Ale Barranco, joven ingeniero de sonido que ha dado muestras de su talento en el último álbum de Tote King.

Muy en relación con el título del álbum, el single «La edad de oro» es una revisión irónica y amarga del proverbio “cualquier tiempo pasado fue mejor”, una mirada desde la crisis (personal o económica, según se mire) a la prosperidad de los días cumplidos. A la manera de unos Daft Punk, en este tema la electrónica se ve matizada por el aire retro de elementos como el saxo y los scratches, que encajan a la perfección en una base rítmica cercana al rap. Además, la canción cuenta con la voz en las estrofas de Chencho Fernández (con su exitoso «Dadá estuvo aquí» entró en muchas listas de mejores discos nacionales de 2015), que aporta su personalidad a esta narración urbana, aunque en un contexto sonoro muy distinto al suyo habitual.