Garth Brooks una leyenda de record

Allá va una pregunta de Trivial: ¿Cuál es el músico que más discos ha vendido en los Estados unidos? Una pista: no es Elvis Presley. ¿Más información? Desde mediados de los ochenta hasta la actualidad ha vendido la friolera de 136 millones de discos. Su nombre es Garth Brooks y se ha ganado el ser tratado como un mito de la música moderna.

Es posible que mucha gente no lo conozca a este lado del Atlántico, al menos en la piel de toro. Mientras otras bandas como Eagles, The Beatles o AC/DC triunfaron en todos los rincones del planeta, Garth Brooks no llegó a alcanzar la fama de éstas. Esto no le ha impedido vender decenas de millones de discos fuera de las fronteras norteamericanas. Puede que Billy Ray Cyrus pusiese de moda el country con Achy Breaky Heart (versionado más tarde por Coyote Dax), pero Brooks forjó una leyenda en apenas 20 años. He aquí su historia.

Un niño que creció con el country

El 7 de febrero de 1962, el mismo día en que JFK ordenaba un embargo contra Cuba, Colleen McElroy Carroll dio a luz a Troyal Garth Brooks.  Colleen, que en los 50 había sido una afamada cantante de country, fue la mejor instructora musical para sus hijos. Cada semana en casa de los Brooks se celebraba la noche de variedades, donde cada uno de los miembros tenía su actuación. Esto hizo que Garth acabase aprendiendo a tocar la guitarra y el banjo.

Brooks compaginó su afición musical con los estudios. Tras licenciarse en Publicidad en la universidad estatal, Brooks acabaría trabajando en un bar, donde además de servir copas, demostraría tener dotes para el country. También tendría tiempo para conocer a Sandy Mahl, su primera esposa, allá por el año 86. Antes de que esto sucediese conoció a Rod Phelps, o mejor dicho, Rod Phelps conoció a Garth Brooks. El empresario musical viajó de Dallas hasta Oklahoma para ver a este artista en ciernes, y poco después le ofrecería grabar su primera demo. Brooks viajó a Nashville para cerrar su primer acuerdo musical. Meses después se casaría con Mahl y un año más tarde viajarían juntos hasta la capital mundial del country, donde arrancó su exitosa carrera.

Un hombre capaz de romper cualquier record

Abril de 1989. Garth Brooks ve como su primer disco se pone a la venta. De título homónimo, el chico de Tulsa ha editado un primer trabajo de apenas media hora de duración. Supo crear un sonido equilibrado entre el country y el rock and roll, lo que acabaría convirtiéndose en una seña de identidad. Poco a poco, el disco va aupándose hasta los primeros puestos de las listas de venta. La culpa la tienen hits como If tomorrow never comes. Asombroso, pero cierto. Garth Brooks consigue vender 9 millones de copias de su primer disco, convirtiéndose en el disco country más vendido de la década de los 80.

Los 90 tampoco arrancaron mal para Brooks. En el 91 se editaba Ropin’  the wind, su segundo LP. La colaboración con Billy Joel, otra de las grandes figuras de la música norteamericana ayudó en parte a que acabase vendiendo 14 millones de copias, el noveno disco más vendido de la década. Después vendría The Chase, que vino respaldado con unas ventas inferiores, pero significativas: 7 millones de copias. Su sonido country rock sigue cautivando a los norteamericanos. Sigue firmando baladas increíbles junto a temas más vivos.

Garth Brooks

Garth Brooks actuando en Pittsburgh (Febrero de 2015)

Garth Brooks es el hombre de los récords. Puede decir que 7 de sus discos están entre los 100 más vendidos de la década de los 90. De hecho, 3 de ellos se encuentran en el Top 10. Sus hazañas llegan hasta la actualidad. En 2014, el cantante confirmó dos actuaciones en el Croke Park de Dublin. Las entradas se vendieron en apenas 20 minutos. Después se le añadiría una tercera, cuarta y hasta quinta cita, todas ellas colgando el Sold Out en apenas 25 minutos. En total, más de 400000 entradas. Por desgracia, estos conciertos no se celebraron debido a presiones de los vecinos cercanos al estadio.

Un bache personal

El nuevo milenio supuso una tormenta en lo personal para el cantante de Tulsa. Al fallecimiento de su madre en 1999 hay que añadir el anuncio de la ruptura de su matrimonio después de casi 14 años y 3 hijos. Garth Brooks y Sandy firmaron su divorcio a finales de 2001. Antes, el cantante hizo una declaración que dejo boquiabierto a todo el mundo: Su carrera musical había llegado a su fin.

Es cierto que siguió comercializando su música, llegando a magníficos acuerdos de exclusividad con tiendas como Walmart, pero Garth no volvió a ponerse serio con la música hasta el 2009. De la misma forma que se fue, volvió para la alegría de sus millones de fans. Firmó un contrato de cuatro años con una cadena hotelera de Las Vegas. En 2014, además de lanzar su último trabajo, volvería a la carretera con un tour mundial.

Garth Brooks, el otro hombre

La vida de Garth Brooks no ha parado de dar momentos interesantes. Por ejemplo, ¿Qué tienen en común el cantante de Tulsa y Michael Jordan? el béisbol. Ambas estrellas probaron suerte con este deporte a nivel profesional. En el caso de Brooks, hay que decir que lo intentó hasta en cuatro ocasiones. La primera de ellas fue en 1998 con los San Diego Padres de la MLB. Tras unos entrenamientos de primavera regulares, el de Tulsa no acabó de convencer al cuerpo técnico. Hay que decir que por aquel entonces, Brooks tenía 36 años. El equipo californiano le ofreció un contrato sin puesto fijo en la plantilla, pero finalmente el artista declinó la oferta. Ocurriría lo mismo en 1999.

Intento probar suerte al año siguiente con los New York Mets. Si bien los Padres no había explotado la figura de Brooks durante su estancia en el equipo, los Mets si hicieron gala de su presencia. Los resultados durante esos entrenamientos fueron lo suficientemente malos para que Brooks no acabase entrando en las Grandes Ligas. La última oportunidad la tuvo en 2004 con los Kansas City Royals. Brooks, con 42 años, tampoco pudo hacer realidad su sueño de cuando era un niño.

Otra de las cosas que se pueden y se deben resaltar de la figura de Garth Brooks es su activismo a favor de los derechos de los homosexuales. Resulta curioso que un cantante de country, un sonido tan característico de las zonas más conservadoras de los Estados Unidos, haga campaña en pro de los gays. Su canción We Shall Be Free es todo un himno al amor libre, sea como sea éste.

Hay que destacar el Garth Brooks filántropo. Desde los 90, sus fundaciones deportivas ayudan económicamente a centenares de jóvenes estadounidenses. Se le conoce al menos una donación de un millón de dólares para la protección de la fauna salvaje. Tras los catastróficos incendios en 2008 en California, Brooks confirmó dos conciertos solidarios a finales de ese mismo año. Se acabarían convirtiendo en cinco shows que vendieron todas las entradas en cuestión de minutos.

En 2010, Nashville sufrió unas inundaciones que causaron importantísimos daños a la ciudad y a sus habitantes. Brooks, que ha sido uno de los residentes más famosos de la ciudad, organizó una serie de conciertos solidarios, vendiendo 140000 entradas y recaudando 5 millones de dólares para causas benéficas. También ha ayudado económicamente en la construcción de varios hospitales.

Es el primer músico en cuanto a ventas de discos se refiere en la historia de los Estados Unidos. Lo intentó en el béisbol y ha ayudado muchísimo a su comunidad. Garth Brooks es algo más que una leyenda viva del Country. Es una de las mayores estrellas que ha dado la música.

Fotos: fatherspoon (Creative Commons en Flickr)