Lanuca atrapa y te mastica con su «Gran Mandíbula»

Gran mandíbula” (Infinito discos 2015) es una nueva prospección en el particular recorrido anatómico-facial-artístico que la valenciana Ángela Bonet emprendió hace ya varios años.

Si con “Pómulo” (Autoeditado, 2013), ella misma definía su trabajo como “canciones sencillas, naturales, que están hechas de hierba, aliento y arena”, este nuevo trabajo profundiza y explora en el subsuelo emocional para sacar a la superficie nuevos enfoques y texturas sonoras, piezas de carácter tan enigmático como enigmática puede ser la seducción.

Lanuca sigue ofreciéndonos un pop de mente abierta y vocación inclasificable. Puede sonar suave y crispada al mismo tiempo (“Gran mandíbula”), internarse por pasadizos más ruidosos (“Grieta carmín”), leves y frágiles (“Flor de loto”) o conectar con raíces de carácter más español (“Arde”). Sentidos abiertos. Por lo demás, la tonalidad agridulce de su debut permanece, aunque se han descubierto y removido nuevas aguas subterráneas que han propiciado en esta ocasión los ambientes oscuros y hasta fantasmales.

Gran mandíbula” amplía la nómina de músicos y de instrumentos. A la compositora, cantante y guitarrista Ángela Bonet y la presencia habitual de Manolo Bertrán a la guitarra eléctrica (encargado también desde hace años de acompañarle en directo), se suman para esta grabación Dani Cardona en la percusión y Ana Santos aportando su sintetizador.

Las seis canciones que componen este trabajo se han grabado en los estudios El Sótano de Valencia.

Biografía

Ángela Bonet empezó tocando la batería en diversas formaciones hasta que se presentó como solista (cantante y guitarra) bajo el nombre artístico de Lanuca. En 2008 ganó el premio especial de La Caverna y el premio a la mejor versión en el concurso El Troglogló de La Caverna (Valencia). Después, tras unos años de replanteamiento, llegó “Pómulo” (Autoditado, 2013), señalando tímidamente el camino mágico que hoy recorre con brío este “Gran mandíbula”, su nuevo trabajo.