En este maravilloso tiempo de comunicación instantánea a cualquier rincón del mundo, la posibilidad de descubrir nuevos sonidos,  temas, grupos y agradables sorpresas musicales es constante y fácil, casi sin querer, tan sólo hay que poner el oído, no, no, miento, es más fácil aún: no hay que prescindir de la oreja. La dejamos cumplir con su función de recoger el sonido que nos llega. Gracias a esta tontería tan obvia descubrí a Mumford & Sons hace un año. Encendí una plataforma de televisión a la que estoy abonado y hasta que seleccionas un canal suena un hilo musical y en ese momento sonaba esto (te recomendamos que la dejes sonando mientras sigues leyendo):
«Little lion man»
¿Qué ritmo es ese? ¡Guau! ¡Vaya fuerza! Y ahí les descubrí. Era algo distinto al folk con el que se le etiquetaba, era algo más y por eso se lee una banda de folk/rock/bluegrass (hay alguna etiqueta más que no recuerdo ahora) y la verdad, me daba igual. Tan sólo quería volver a escuchar ese tema de ese ritmo guitarrero que me tenía embelesado y la desgarradora voz del cantante, tan peculiar, tan comunicativa, tan intestina… había mucho trabajo y alma puesta en ese trabajo que me caló e hice lo que cualquiera en esa situación: buscarlos. En unos clicks de ratón, encontré su tema más famoso o bandera del disco:
«The Cave»

¡Ufff! ¡Qué bueno! Para mí era una banda nueva muy fresca pero, su único disco «Sight no More«, donde están los dos temas anteriores, estaba hecho desde el 2008 y lo dieron a conocer en 2009. Empiezas a sumergirte un poco (léase pasar tiempo en Internet) y descubres que son más famosos de lo que uno sabía y así actuaron en célebres festivales como Glanstonbury  y otros más locales pero también multitudinarios. Seguidores por doquier, página de fans en España, etc. Bueno, quería saber quiénes eran y conocer sus canciones no convertirme en su promotor. Pero hay tanto y tan poco tiempo para escuchar todas las maravillas que hay por ahí que nunca está de más escuchar una pequeña recomendación como esta. Si los conocías, deja de sonreír ya, porque sabes de qué hablo y si no les conocías, aquí los tienes.
Dicen que cada libro tiene su lector, no te digo ná una canción que encima, tiene su momento o sus momentos, el que para cada uno sea distinto de otro, es lo maravilloso de ese instante mágico, donde la propia música escapa a etiquetas que a veces, como las prendas, no se ajustan a esas tallas; lo único importante es si le gusta a uno para ese momento que es distinto para otros.
Os dejo una maravilla de reagge para aquellos que se quedaron en Bob Marley como yo cuando escuché esto. Evidentemente para los amantes de ese estilo, Morgan Heritage es uno de los más famosos y lo conocerán pero, para los que no, disfrutad con este tema:
«A Man Is A Still A Man»

Gabriel Gomez Manzaneque