Una canción con una solera de años que ha sido pulida como las crestas de las altas montañas pirenaicas. Una voz angelical, con la pureza de los sentimientos más sinceros. Y detrás de la cámara, un espíritu que combina las dos cosas anteriormente citadas, el de Jose Negrete.

El resultado….